epsys
 

el envejecimiento

RAFAEL MÉRIDA ALCÁNTARA
diplomado en magisterio
licenciado en psicopedagogía
doctorando: "aspectos psicológicos y biomédicos de la salud y la enfermedad"
universidad de Córdoba (España)

 

¿Qué es envejecer?

Es un proceso natural y continuado que comienza en el momento de la concepción y continúa hacia la muerte. En este proceso existen varias fases, infancia, adolescencia, edad adulta..., caracterizadas todas ellas por una biología propia. La última de estas fases es la que se ha denominado vejez, ancianidad, tercera edad... y no debe ser vista como un problema, sino como una etapa más del desarrollo.

El envejecimiento así como la vejez es un periodo de la vida que desde hace tiempo y de forma generalizada y estereotipada ha estadio asociada a:

- .. Una imagen de decrepitud, deterioro, vacío, enfermedad o pérdida...
- Un concepto de sabiduría, entendida como conocimiento que da la experiencia...

Tal vez en la génesis de estos estereotipos juegan un papel importante las características que presenten un grupo concreto de personas mayores (enfermedades, deterioro...), que son extrapoladas al resto de la población de mayores, olvidando que cada persona es un ser único y diferente al resto de las personas. Pero el razonamiento por el cual se ha llegado a estas conclusiones sobre la vejez no sigue ninguna lógica que pueda sustentar dicha imagen, tanto en lo negativo como en lo positivo.

El envejecimiento del ser humano es un proceso natural, un continuo ir hacia delante, consecuencia lógica de etapas anteriores. Este proceso está caracterizada por cambios y modificaciones que en interacción con las características personales de cada sujeto conferirá a cada anciano un sesgo individual y diferente al resto de las personas. Estos cambios no comienzan en la vejez, ya en etapas anteriores comienzan a producirse aunque sus resultados más evidentes se den durante este periodo.


¿Qué es ser viejo?

Es difícil responder a esta pregunta, no obstante, existen varios criterios a tener en cuenta, aunque cada uno con sus limitaciones:

Cronológico

- Consiste en contar los años desde el nacimiento hasta el momento actual. Marca una edad objetiva. De forma general se ha fijado el comienzo de la vejez a los 65 años.
- Las modificaciones físicas dependen en gran medida del "reloj biológico", pero también esta influido por factores diversos como la alimentación, el ejercicio físico, es decir, por el estilo de vida de la persona. Parece que existe una relación entre la edad cronológica y los acontecimientos de vida. Sin embargo los umbrales arbitrarios relacionados con la edad adulta resultan la mayoría engañosos debido a:

- Diferencias individuales.
- Cambios graduales.

Puesto que se envejece de modo diferente desde el punto de vista físico, psicológico y social, la edad cronológica sirve para marcar la edad objetiva.

Físico

El envejecimiento físico se desarrolla gradualmente, es muy difícil precisar el momento en que una persona es vieja físicamente. La mayoría de las personas no toman conciencia de los cambios, más que en el momento en que afecta notablemente a sus actividades cotidianas.

Este cambio externo modifica la imagen que tenemos de nosotros mismos pero también señala a los demás que conviene cambiar el comportamiento hacia nosotros mismos.

Los cambios fisiológicos del envejecimiento deben, pues, ser considerados en sus relaciones con los factores económicos, sociales y culturales, así como los hábitos de higiene del sujeto.

Estas modificaciones por si mismas no son causa de deterioro y patologías, pero si van debilitando el organismo produciendo un declive de ciertas funciones vitales normalmente asociadas a enfermedades, por lo que el riesgo de padecer patologías en estas edades aumenta. En este sentido en la vejez hay u mayor riesgo de pérdida de salud y deterioro físico que en otras edades, pero es un riesgo no una realidad propia de la etapa evolutiva "vejez". Una persona mayor aun vivenciando todas estas modificaciones pueden mantener una buena salud y no padecer grandes dolencias al menos durante gran parte de esta etapa.

Psicológico

Se producen cambios:

- Cognitivos, que afectan al modo de pensar así como a las capacidades intelectuales.
- Afectivos y de personalidad.

Esto cambios pueden verse influidos por acontecimientos como la jubilación, muerte del cónyuge o aquellos que se hallen ligados a experiencias complejas en el seno del medio social.

Social

Designa los papeles que se puede, se debería, se pretende, se desea o se han de desempeñar en la sociedad. Determinados papeles sociales pueden entrar en conflicto con los límites arbitrarios de la edad cronológica.

El conflicto entre las edades social, psicológica y cronológica constituye una forma de disonancia.

Tanto las condiciones biológicas en interacción con las condiciones psicológicas del sujeto afectarán en cierta medida, al funcionamiento social de la persona tanto:

- A la posibilidad de tener actividad social.
- A la posibilidad de desarrollarse a nivel personal dentro de los grupos de los que forma parte.

Así mismo, el funcionamiento social del mayor se ve afectado por otros cambios más o menos normales en esta etapa: jubilación, perder el contacto con los antiguos amigos, muerte de amigos, la actividad social se va centrando en actividades con el cónyuge.

Todos estos cambios hacen que su actividad social se centre en actividades de tipo familiar, restringiendo su área de desarrollo y modificando roles sociales que a veces pueden vivirse como pérdidas, las cuales pueden facilitar la instauración de estados de ánimos depresivos y un gran malestar psicológico.

Todas estas modificaciones exigen que la persona mayor este en continuo proceso de adaptación para afrontar y superar los problemas que van surgiendo durante esta etapa. Estos sucesos estresantes, tales como jubilación, muerte de amigos, independencia de los hijos—. se afrontan de diferente manera según:

- Las características autobiográficas.
- La personalidad de los sujetos.
- El tiempo vivido, que nos da la posibilidad de haber adquirido gran cúmulo de experiencias; mayor información, recursos y habituación.

Gracias a todo esto pueden superar los distintos problemas que van surgiendo y convertir una etapa que parece de pérdida en una etapa de enriquecimiento y desarrollo personal, aunque no todos los mayores son un cúmulo de experiencia eficaz.

Tipos de ancianos

"El envejecimiento es un proceso en el que los adultos sanos, pasan a frágiles, con disminución de los mecanismos de reserva fisiológicos e incremento exponencial para la vulnerabilidad frente la enfermedad y la muerte". (Richard A. Miller).

Las personas mayores representan un colectivo de gran heterogeneidad desde el punto de vista de su estado de salud. Hay varias maneras de envejecer. Desde el anciano sano, robusto, sin enfermedades, con un envejecimiento satisfactorio, hasta aquel anciano afecto de una enfermedad crónica progresiva e incapacitante, con un envejecimiento claramente patológico. En medio, tenemos a la mayoría de la población anciana (envejecimiento usual), que abarca aquellos ancianos con una mayor o menor grado de vulnerabilidad o fragilidad, afectos de enfermedades crónicas con o sin moderada repercusión funcional.

Por tanto podemos distinguir entre:

- Anciano sano: No padece patología, ni presenta alteración funcional, mental o social alguna. Susceptible de actividades de prevención y promoción de la salud.
- Anciano enfermo: Presenta alguna enfermedad aguda o crónica.
- Anciano de alto riesgo o frágil: Entre un 10% y un 20% de los individuos mayores de 65 años pueden considerarse "frágiles", llegando a un 50% de los mayores de 85 años. Estos pacientes frágiles son los principales consumidores de recursos sanitarios, empleando un 50% del tiempo de los médicos y un 62% del gasto farmacéutico.

Envejecimiento fisiológico


Tanto los procesos de ganancia en capacidad como los de merma van a estar delimitados por dos grandes condicionantes: dotación genética y hábitos de conducta y/o ambientales.

En general, en el organismo anciano, los mecanismos homeóstaticos responsables del equilibrio entre medio externo e interno se enlentecen (Torres y Chaparro, 1994), disminuyendo la sensibilidad y amplitud de respuesta.

Con el envejecimiento se irá produciendo una pérdida progresiva tanto de capacidad de adaptación como las reservas del organismo frente a los cambios. En cualquier caso hay una gran variabilidad de desarrollo que el organismo humano puede presentar a nivel:

- Individual: no todos los órganos envejecen al mismo ritmo ni de la misma manera.
- Colectivo: no todos tiene el mismo grado de envejecimiento a las mismas edades.

Cambios de aspecto

- Hay una reducción gradual de la estatura, en ambos sexos.
- Cambios en la marcha (Disminución del braceo).
- Con la edad las extremidades se vuelven más delgadas y el tronco más grueso.
- El número de caries aumenta con la edad.
- El peso aumenta hasta cerca de los 55 años, edad en que comienza a decrercer.
- El cuerpo consume unas 12 calorías menos por día por cada año que pasa de los 30 años.
- Aparición de arrugas, cambios en el color de la piel, encanecimiento del cabello...

Cambios en el tiempo de reacción

- A partir de los 70 años hay un descenso de la capacidad de detectar cambios pequeños.
- Después de los 70 años, el tiempo de reacción a un ruido aumenta.
- Las respuestas a los estímulos se vuelven más lentas y es más probable que sean imprecisas. Estos efectos aumentan en tareas más complejas.
- La prontitud de una persona a responder a estímulos no habituales e imprevisibles, disminuye en las personas con 70 años o más.

Envejecimiento psicológico

Sin negar la evidente aparición de déficits en el rendimiento de los mayores, tanto en lo biológico como en lo psicológico, pero sin centrar exclusivamente la atención en los procesos degenerativos que acompañan esta fase, igualmente hay que insistir en decir que en el proceso de envejecimiento cabe la adquisición de nuevos aprendizajes y el desarrollo de ciertas funciones psicológicas.

Las facultades cognitivas, entendidas éstas como aquellas que nos permiten el conocimiento y el aprendizaje, van a verse modificadas con el paso de los años de manera irregular tanto interindividualmente (circunstancias comunes a una generación) como intraindividualmente (historia personal del individuo: nivel de estudios, motivación, factores de personalidad, afectivo...).

Los cambios que pueden producirse en las facultades cognitivas en la vejez (normal) no llegan a afectar de manera genérica a todas, tal y como sucede por ejemplo en la demencia, sino que tiene un carácter selectivo. Dentro de las funciones cognitivas se engloban de manera genérica todas aquellas funciones que permite "conocer" y que son:

Atención

La atención es el mecanismo mediante el que la información entrante, se le asigna prioridad y se le pasa a otro procesamiento. La atención selectiva es el controlador del procesamiento de información, que en una determinada situación da prioridad a una serie de estímulos requeridos en ese momento por una persona.

Si la ejecución se deteriora en alguna situación debido a un fallo en el mecanismo de control, se dice que ha habido un déficit de la atención selectiva.

En los trabajos realizados por Plude y Hoyer se apoyaba la hipótesis de Localización Espacial. Esta hipótesis propone que:

Los decrementos por la edad en la atención selectiva, son debidos al declive en la habilidad para localizar información relevante.

Los ancianos son más lentos al procesar la información relevante en situaciones en los que la información no es fácilmente localizable.

Hay que distinguir entre:

- Procesos automáticos . Son aquellos que se producen sin consciencia, sin intención y sin interferir en otros procesos en marcha.
- Procesos que requieren atención . Son conscientes, controlados y requieren esfuerzo.

Esta distinción nos sirve para establecer claramente cuales son los efectos que el envejecimiento ejerce en la atención.

Los ancianos no sufren modificaciones en el procesamiento de tipo automático. En cambio, el envejecimiento altera de forma selectiva los procesos atencionales voluntarios.

En el proceso de la atención se dan dos efectos:

- Facilitador: facilitación activa de la información escogida.
- Inhibidor: inhibición de la información no seleccionada, o de la ignorada.

Esto indica que la atención es un proceso complejo que involucra tanto la facilitación como la inhibición y que el comportamiento eficiente, requiere un delicado equilibrio entre los dos procesos.

Para los ancianos, los procesos inhibidores están más acomodados que los facilitadores, y esto interrumpe el equilibrio necesario en la eficacia de la atención selectiva, produciendo en los adultos un nivel más de distracción que el que está presente en los jóvenes.

Aunque los estudios de laboratorio sobre la vejez y la atención están en una relativa desventaja respecto a los jóvenes, hay alguna evidencia que sugiere que la magnitud de este déficit se mitiga en la vida diaria. Los ancianos producen estrategias para el manejo de los lapsus cotidianos, mientras que semejantes estrategias de compensación no son utilizadas en la mayoría de las situaciones de laboratorio.

Inteligencia

La inteligencia es una combinación de elementos entre los que se encuentran la percepción, el aprendizaje, la memoria, o el razonamiento, elementos que al combinarse permiten la adaptación a la situación.

Los primeros indicios objetivos de declinar de la inteligencia con la edad proceden de uno de los principales creadores de test de medición de la misma, Wechsler, quién en 1955, tras pasar su test, el WAIS, a una amplia muestra de sujetos agrupados por edad, observó un declinar en CI (Cociente Intelectual) a partir de los 18-25 años. No obstante, estudios posteriores a éste indican que éste cambio no se produce hasta los 50 años. Parece claro que los cambios que en ésta pueden apreciarse aparecen en edades bastante más tempranas a las consideradas tradicionalmente como propias de la vejez.

Dentro del concepto de inteligencia se han definido dos capacidades, una innata, o inteligencia fluida , que tiene más que ver con procesos de razonamiento inductivo, y otra adquirida, o inteligencia cristalizada , más relacionada con procesos verbales, manuales, de cálculo, razonamiento y juicio.

La inteligencia fluida progresa con la edad hasta la juventud, y pasa a declinar, mientras que la cristalizada mejora con el paso de los años.

En los tests de inteligencia, se observa que las puntuaciones más bajas son las que dan los ancianos, pero se ha podido apreciar que estos resultados están influidos principalmente por factores externos como:

- Diferencia de escolarización entre las generaciones.
- Rapidez de las respuestas en los tests cronometrados.
- Conservadurismo.
- Falta de hábito en los tests.
- Déficits sensoriales.

Resumiendo, podemos decir que en ausencia de cambios patológicos debidos a una enfermedad, la inteligencia tiende a permanecer estable a lo largo de la vida.

Psicomotricidad

De la misma manera que las dificultades sensoperceptivas aumentan con la edad, las relaciones con el empleo de los datos sensoriales de la realización y coordinación se incrementan también.

La mayoría de los problemas en la actividad psicomotriz se debe a:

- Pérdida de la velocidad de las reacciones.
- Disminución de la coordinación.
- Debilitamiento debido a la pérdida gradual en al masa muscular.

Estos déficits en la motricidad tienen una incidencia en la vida cotidiana, puesto que perturban la realización de tareas ordinarias.

El tiempo de reacción aumenta cuando los patrones de respuesta aumentan en complejidad. Esta disminución tiene su base en la pérdida de células y en los cambios en las propiedades fisiológicas de las células y fibras nerviosas. (p. ej.: Conducción de un vehiculo. Se hace cada vez más difícil sobretodo en caravana, trafico congestionado en horas punta. Somos menos capaces de realizar tareas atléticas tal como correr, nadar o boxear.

Esta disminución no solo esta ligada a la vejez sino a los problemas de salud. También hay que tener en cuenta que las personas mayores son mas precavidas y que responden menos impulsivamente y con menor rapidez que las personas jóvenes.

Hay un lado positivo dentro de la actividad psicomotora en la vejez:

- Enlentecimeinto menor en aquellas tareas que han sido aprendidas correctamente.
- Aquellos que están altamente motivados para realizar una tarea parecen mantener sus capacidades por más tiempo.

Es obvio que la actuación psicomotora no puede ser considerada en vacío, sino que hay que considerar teniendo en cuenta su interrelación con la función sensorial, con la capacidad cognitiva, motivación, personalidad y marco social.

Lenguaje

Para un correcto desarrollo de la comunicación lingüísticas soportan bien el paso del tiempo, no obstante, cuando se realizan análisis más en detalle de sus componentes se observan algunos cambios relacionados con la edad:

- Fonológicos . Apenas sufre cambios en el envejecimiento normal.
- Léxicos. No se aprecia diferencia con el envejecimiento salvo, en pruebas de evaluación, en rapidez de respuesta.
- Semánticos. Se aprecia una dificultad incrementada con la edad para evocar palabras de distintos campos semánticos, pero no parece ser significativa hasta los 70 años.
- Sintácticos. Aquí no se aprecia ningún cambio significativo respecto a edades más jóvenes.

En definitiva, puede decirse que los cambios relativos al lenguaje con la edad tiene que ver más con dificultades de denominación, y la consiguiente bajada en fluidez verbal, pese a que el vocabulario tiende a ser más rico, al igual que la expresión verbal.

Los últimos estudios en relación al deterioro de los aspectos lingüísticos, apuntan que el lenguaje y la comunicación en general se hallan afectados por la interacción con otras funciones intelectuales que se deterioran con el paso de los años: atención y memoria.

De esta manera puede entenderse la reducción de la fluencia verbal como un problema de la capacidad de evocación.

Memoria

Es la capacidad para adquirir, retener y utilizar secundariamente una experiencia (Serrallonga, 1980). El proceso de memoria está relacionado con el resto de procesos psicológicos: percepción, atención, lenguaje y aprendizaje.

Las quejas de disminución o de deterioro de memoria son las más frecuentes con el paso de los años. Los cambios en memoria con el paso de los años no son homogéneos, siendo más acusados en algunos aspectos, y menos en otros, incluyéndose la posibilidad de ciertas mejorías en rendimiento (por ejemplo para lo relativo a hechos remotos).

El reconocimiento de la gravedad, o no, de ciertos fallos de memoria resultado crucial para la detección de determinadas patologías asociadas a la edad, tal es caso de las demencias.


Tipos de memoria

- Memoria Sensorial

Representa el primer estadio del procesamiento de información. Depende de una modalidad sensorial específica (auditiva, visual...). Mantiene la información durante un breve periodo de tiempo (milisegundos). Sobre esta información sensorial no ejercemos ningún control consciente. No existen déficits en la memoria sensorial que se asocie al envejecimiento.

- Memoria a Corto Plazo (en adelante MCP

Almacena y mantiene durante un tiempo (30 seg.) pequeñas cantidades de información porque nueva información la desplaza o por el contrario pasa a formar parte de la MCP.

En los estudios relativos a la MCP en la tercera edad, no se han hallado diferencias importantes entre la capacidad para retener listas de dígitos, ni de palabras entre jóvenes y mayores. Si hay algunas diferencias ante la verbalización de serie de dígitos en orden inverso, e incluso se afirma que este déficit aparece ya tempranamente durante el envejecimiento.

Los ancianos son más lentos en la respuesta que los jóvenes. También la velocidad con la que presentan las palabras o dígitos de una serie influye también en la retención posterior. Todo esto demuestra que durante el envejecimiento se produce un enlentecimiento cognitivo del procesamiento de información.

Dentro de la M.C.P hay un concepto importante que es el de memoria de trabajo o Working Memory, es la capacidad de retener un material al tiempo que se está operando con él, hay un deterioro significativo de esta memoria, sobre todo a partir de los 70 años.

- Memoria a Largo Plazo (en adelante MLP)

No tiene limites en su capacidad (podemos acordarnos de miles de situaciones, acontecimientos, nombres...). Esta información puede que no la perdamos nunca. Esta información está procesada basándose en el significado que tiene para cada persona.

Una clasificación posible: hechos recientes y hechos remotos. No existen cambios importantes durante el envejecimiento en lo que se refiere a MLP para hechos remotos, aunque no sucede lo mismo entorno a la MLP para hechos recientes.

Otra clasificación, según el contenido de los almacenes de MLP (Tulving):

- Episódica

A almacena datos autobiográficos, que nos permiten recordar sucesos de nuestra experiencia pasada con una referencia espacio-temporal. Suele deteriorarse con el envejecimiento.

- Semántica

Se refiere al conocimiento que una persona tiene del mundo (símbolos, lenguaje, días de la semana). Este tipo de M.L.P tiende a mantenerse estable a lo largo de los años.

- Procesual:

A almacena todo aquellos conocimientos que nos ayudaran a saber como realizar "algo". Son los procedimientos y habilidades, nos indican como llevar a cabo una tarea determinada. Se altera levemente.

- Recuerdo y reconocimiento. Estrategias de codificación

El rendimiento de las personas mayores suele ser peor en tareas de recuerdo o de evocación, que para las de reconocimiento, lo que hace suponer que el déficit puede estar relacionado con estrategias de codificación o de recuperación de la información incorrectas. El anciano tiene más dificultades por qué en este proceso intervienen la motivación, las expectativas sobre rendimiento, el empleo de estrategias, el conocimiento previo de la materia sobre el que intentamos recordar, el tiempo transcurrido desde la última recuperación del material, la frecuencia de repasos, y fenómenos relacionados con el aprendizaje.

- Conservación de memoria explícita / implícita

Las memorias latente o implícita (conocimiento de algo sin ser consciente de ello) y la memoria explícita (realiza el procesamiento de la información de forma controlada, consciente, intencional y en gran medida selectivo). No suele alterarse con la edad la memoria implícita, mientras que en tareas que requieren un uso explícito o que se mide la memoria de forma directa, las personas suelen alcanzar inferiores puntuaciones.

Además de las posibles modificaciones en estos elementos se aprecia un enlentecimiento general de los procesos mentales (bradipsiquia), lo cual no implica que el resultado sea incorrecto, es decir, se es más lento en llegar a la conclusión, pero esta es correcta. Por otra parte, los cambios que se aprecian con el envejecimiento, a diferencia de los que ocurre en las demencias son selectivos, es decir, afectan de manera desigual a unas funciones y otras, y no de manera global a todas.

Aprendizaje

Es la adquisición de información o habilidades. Los estereotipos familiares de las personas mayores nos dicen que tienen mucha dificultad en general, a la hora de aprender nuevas ideas y técnicas. Este estereotipo ha sido desacreditado por la investigación y observación directa. Las personas mayores altamente capaces de aprender, pudiendo ser también receptivas a nuevas ideas y aprender técnicas.

Aún cuando es innegable que las personas mayores conservan su capacidad cognitiva, la investigación realizada en condiciones normales señala la evidencia de que en la vejez no se aprende como en la juventud.

Problemas que presenta el anciano en relación con el aprendizaje:

- Cuando el aprendizaje es breve, lo cual está relacionado con tiempos de reacción largos.
- Cuando tienen que utilizar técnicas como la visualización o asociación de la información que tiene que aprenderse. Si reciben un tratamiento que le posibilita utilizar estas técnicas, su capacidad de aprendizaje aumenta.
-Tienden a ser más precavidos, menos impulsivos para aceptar riesgo, lo cual sugiere que su miedo a fallar pudiera ser mayor que su necesidad de correr riegos.
- Cuando las tareas de aprendizaje son complejas.
- Cuando las tareas son poco motivantes.

Las investigaciones de los últimos años sugieren que con un especial entrenamiento para el desarrollo de las estrategias del proceso de aprendizaje de información, o incluso la probabilidad de desarrollar las propias estrategias, las personas mayores mejoran sustancialmente su actuación.

 

Referencias bibliográficas

SKINNER B.F. y V AUGHAM (1986): Disfrutar la vejez. M. E. Barcelona: Martínez Roca.
DIRECCIÓN GENERAL DE PREVENCIÓN Y PROMOCIÓN DE LA SALUD DE LA COMUNIDAD DE MADRID (1994): El anciano en casa.
REVISTA G ERONTOLÓGICA (1997: 7: 206-216): "España: panorama de la asistencia al anciano en el umbral del siglo XXI."
CARSTENSEN , L. y EDELSTEIN, B.A.: El envejecimiento y sus trastornos. Biblioteca de Psicología, Psiquiatría y salud.

Bookmark and Share
inicio l aviso legal l contacto l mapa web

Creative Commons License

Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License

epsy 2008