Imaginación y creatividad en la toma de decisiones

Inmaculada Carrascosa Moreno
Licenciada en psicología

Claudia Westedt Blanco
Licenciada en psicología

.
Introducción

La elaboración de este trabajo nace de la idea de que no puede haber mejora de los procesos de decisión sin un adecuado incremento de la imaginación y la creatividad.

Nuestro trabajo trata sobre una aproximación teórica al fenómeno creativo, destacando tanto las barreras a la creatividad como los elementos facilitadores que deben ser tenidos en cuenta a la hora de decidir.

Esta revisión teórica nos pareció sugerente, ya que en facetas como creación literaria, pintura, diseño o composición musical, el fenómeno creativo es fundamental, pero no solamente en ellas. En una obra de Hogarth en la que trata de proporcionar datos a los usuarios de la toma de decisiones, dedica un capítulo a la creatividad e imaginación. En sus palabras: “Imaginación y creatividad desempeñan papeles clave en el juicio y la elección. Por ejemplo, el juicio predictivo requiere la habilidad de imaginar posibles resultados […] en muchas situaciones de elección no tenemos alternativas y deben ser creadas. En el hecho de elegir, la habilidad para imaginar el grado de abstracción de las distintas alternativas es crucial. Incluso una persona que no tiene ninguna creatividad e imaginación es incapaz de expresar un juicio o una elección libre”.

¿De que nos serviría aprender un método sofisticado para discernir entre alternativas si no incluimos la alternativa buena? Supongamos que disponemos de alternativas suficientes, necesitamos prever las posibles consecuencias de elegir cada una de ellas. No incluir una posible consecuencia importante puede sesgar por completo la decisión. En la imaginación de consecuencias hay un aspecto clave que es la construcción de escenarios. Existen dos tipos de elaboraciones respecto a los escenarios: construir un escenario a partir de datos disponibles o derivando aspectos inherentes a un escenario para evaluarlo a través de ellos. En ambos casos la creatividad e imaginación juegan un papel crucial.

Una aproximación al fenómeno creativo

Todos tenemos habilidades creativas y todos podemos mejorarlas. Lo que suele ocurrir es que en nuestra formación no hemos necesitado entrenar esta capacidad, pero la creatividad, como otras habilidades, se puede mejorar si se hace el esfuerzo de practicarla.

Isaksen y Treffinger. reconocidos especialistas del grupo de Buffalo, proponen la siguiente definición de creatividad: “Creatividad es hacer y comunicar nuevas relaciones con sentido…

  • Para ayudarnos a pensar en muchas posibilidades.
  • Para ayudarnos a pensar, experimentar de diversas formas y adoptar diferentes puntos de vista.
  • Para ayudarnos a pensar, experimentar de diversas formas y tomar diferentes puntos de vista.
  • Para ayudarnos a pensar en posibilidades nuevas e inusuales.
  • Para guiarnos en la generación y selección de alternativas”

Y para determinados entornos artísticos de vanguardia, se consigue la solución creativa si es estéticamente sugerente (absurdo, provocador, conceptual, feo) características buscadas intencionalmente por algunos creadores.

Algunas de las características del producto creativo son, originalidad (entendida como unicidad) y adecuación a algún objetivo. Desde estas dos propiedades se han estudiado los trabajos creativos.

Las preguntas para evaluar la inteligencia son de solución única, mientras que para medir la capacidad creativa son de respuesta abierta. Esta forma distinta de responder ha llevado a Guilford (1967), uno de los grandes teóricos de la inteligencia humana, a acuñar los conceptos de pensamiento convergente (de solución única) y divergente (de solución múltiple).

La creatividad implica preguntarse el por qué de las cosas que son sabidas y aceptadas por la mayoría. Otra propiedad sería la capacidad de ver las cosas desde otros puntos de vista.

Una de las vías de aproximación al fenómeno creativo consiste en pedir a las personas que piensen en voz alta. Un trabajo clásico de Ghiselin (1952) reúne una colección de testimonios que se basan en que la idea surge de forma repentina como resultado de un proceso inconsciente.

Campell (1960), en su modelo explicativo sobre creatividad, dice que las soluciones creativas dependen de una combinación de factores con posibilidades para conducir a una meta.

Una intensa actividad de ensayos y errores puede ponernos en situación de descubrir la solución cuando estamos resolviendo otra cuestión. A este proceso de descubrimiento le conoce como serendipia.

El sueño se cita a veces como un periodo de actividad mental fuente de hallazgos, aunque no existe acuerdo al respecto. En cuanto a la información acumulada de forma no sistemática hay muchos ejemplos sobre la solución de problemas en sueños.

Existen múltiples barreras a la creatividad, tanto de tipo interno como externo. Respecto a los impedimentos dentro de nosotros mismos existen diferentes bloqueos de pensamiento, es decir, el razonamiento humano se queda como encajado y es incapaz de cambiar el rumbo y tomar la dirección adecuada.

Otra fuente de interferencia negativa es la excesiva familiaridad con el problema. Si bien es fundamental conocer el entorno, esto se vuelve en contra cuando se trata de encontrar un nuevo camino.

Otro impedimento es de tipo emocional. El miedo al ridículo, el anticipar posibles comentarios negativos, imaginar falta de apoyo, sentir vergüenza, son poderosos impedimentos para desarrollar la creatividad.

Los conflictos que generan las ideas creativas, ya sea a gran o a pequeña escala, son los mayores impedimentos al desarrollo creativo.

Los elementos facilitadores de la creatividad serían la motivación, los conocimientos previos, la independencia de carácter y la constancia. Respecto a la experiencia previa, ya dijimos que una excesiva familiaridad puede dificultar encontrar soluciones nuevas, pero un desconocimiento absoluto impide cualquier tipo de solución. Por tanto, cierta experiencia y el conocimiento de problemas similares son buenos ingredientes para el éxito. Las personas que acostumbran a encontrar los aspectos positivos de las ideas de los demás, son más creativas. Se requiere un cambio radical si queremos realmente dar con una nueva idea. Ese cambio de forma de trabajo y forma de pensar es difícil, por eso se proponen técnicas que ayudan el proceso.

De lo que se ha escrito acerca de la creatividad podríamos resumir algunos consejos que, aunque no contrastados científicamente, parecen avalados por la experiencia de los que trabajan en el tema:

  • Cambie alguno de sus hábitos.
  • Dese tiempo para entender el problema.
  • Busque, rebusque, pruebe, combine y escríbalo todo.
  • Convénzase de que es creativo.
  • Evite las excusas, no justifique la falta de resultados.
  • Esfuércese.
  • Deje el trabajo, dese un descanso y después vuelva a observar el trabajo hecho; la solución puede ya estar allí.
  • No se detenga si le parece aceptable, vaya más allá.
  • Confíe en usted mismo.
  • Busque situaciones o problemas análogos.
  • Haga combinaciones azarosas.
  • No las juzgue hasta disponer de un buen número de posibilidades.

Conclusiones

La toma de decisiones creativa se ha aplicado a múltiples campos, entre ellos la solución de problemas. Ser creativo en la resolución de problemas es proponer más alternativas, prever más consecuencias, sacar más partido a los elementos que siempre ha tenido delante. La mayoría de las técnicas, en mayor o menor medida, presentan un plan de etapas consistente en preparación, producción de ideas creativas y evaluación.

La imaginación mueve la resolución buscando otros puntos de vista. Deberíamos también librarnos de prejuicios, esforzarnos, darnos tiempo y confiar en nosotros mismos, teniendo en cuenta las barreras tanto internas como externas que en ocasiones funcionan como frenos a nuestra creatividad.

La mejora de los procesos de decisión implica un aumento de creatividad e imaginación.

Referencias bibliográficas

BREHMER. B. JUNGERMANN, H.; LOURENS, P., SEVON, G. (1986): New Directions in research on decision making. Elsevier Science Publishers B.V.
GARCÍA MOLINA, J. L. (1979): Teoría de la decisión. Alianza editorial.
LEÓN O. G. (1.994): Análisis de decisiones. Técnicas y situaciones aplicables a directivos y profesionales. Mc Graw Hill.
LINDSAY, P. H. y NORMAN, D. A. (1972): Procesamiento de la información humana: Aprendizaje, conocimiento y decisión. Ed. Tecnos.
MACIÁ ANTON, Mª. A.; BARBERO GARCÍA, Mª. I.; PÉREZ LLANTADA RUEDA, Mª. C. y VILA ABAD, E. (1.990): Psicología y teoría de la decisión: Aplicaciones. UNED. Madrid.
SHERTZER, B.; STONE, S. (1972 ): Manual para el asesoramiento psicológico, counselig. “Biblioteca de psicología y sociología aplicada”. Buenos Aires: Paidós.
VILLALVA VILA, D. y JEREZ MÉNDEZ, M. (1990): Sistemas de optimización para la planificación y toma de decisiones. Ed. Pirámide.
WALSTEN, T. S. (1.980): Cognitive Processes in choice and decision behavior. Lawrence Erlbaum Associates, Inc.